Mahatma Gandhi

Mahatma GandhiMahatma Karamchand Gandhi nació el 2 de octubre de 1869 en Porbandar, India. Fue hijo de una familia de la dinastía Vaishya. Su abuelo fue Dewan de Porbandar y su padre Karamachand también ostentó ese cargo, que correspondía al de Primer Ministro de Porbandar. La madre de Mahatma fue Putlibai una mujer devota y muy gentil.

Mahatma estudió en la escuela local hasta los 7 años cuando la familia se mudó a Kathiawar donde su padre fue nombrado Dewan. En su nueva escuela fue conocido como tímido y estudiante mediocre, en especial en matemáticas. Hay muchas anécdotas, sobre su comportamiento en la escuela, que lo hacen ver como un niño tímido, nada inteligente y sobre todo mal estudiante. Sin embargo a medida que pasaron los años mostró una pasión por reformar el mal comportamiento de los demás que se convirtió en obsesión. Uno de esos compañeros le dijo una vez que estaba convencido que la India siempre sería gobernada por los británicos, porque ellos comían carne y por eso eran más fuertes. Debido a eso y por razones de patriotismo, Mahatma comenzó a comer carne en secreto, pese a que en su familia todos eran vegetarianos ortodoxos. La experiencia fue desagradable para Mahatma y pronto desechó la idea, prometiéndose que cuando fueran libres sí comería carne a la vista de todos.

A los 13 años de edad, estando aún en la escuela secundaria, se casó con Kasturbai de la misma edad. Al comienzo fue para él sólo una nueva experiencia, casi un juego de un nuevo estilo de vida, pero pronto los esposos comenzaron a sentir los deseos del sexo y eso le dejó a mahatma una impresión que le hizo ser muy solidario y respetuoso con las mujeres.

Luego de completar sus estudios ingresó en el Samaldas College de Bhavnagar donde se encontró en grandes dificultades, siempre por los estudios y la falta de camaradería entre sus compañeros. Su padre murió en 1885 y los familiares estaban convencidos que si quería seguir los pasos de su padre, tenía que estudiar en Londres. Su madre no estaba de acuerdo con la idea y sólo acepto cuando Mahatma le juró solemnemente no tocar ni mujeres, ni vino, ni carne.

Mahatma viajó a Bombay para tomar un vapor que lo llevara a Londres. En Bombay encontró personas de su casta que no estaban de acuerdo en que la gente viajara allende los mares pues se contaminaban, pero no lo convencieron. Persistiendo en su idea de viajar, fue formalmente execrado por su casta. El vapor zarpó el 4 de setiembre de 1888 y en Londres, meses después Kasturbai le dio un hijo.

Los primeros días en Londres fueron miserables para Mahatma. No se podía comunicar bien con la gente por sus costumbres y forma de vida. La comida le resultaba intolerable y lo turbaba que en todas partes la gente comiera carne. Finalmente pudo encontrar un restaurante vegetariano, lo que hizo que su vida fuera más placentera. Si bien había sido vegetariano por obligación familiar, al comenzar a leer sobre los beneficios de no comer carne lo convirtió en un vegetariano por convicción. Cambió su forma de vestir por un estilo más occidentalizado, aprendió a bailar, pero llegó a la conclusión que no podía convertirse en un caballero, debido a su carácter.

A los dos años de vivir en Londres, dos compañeros teologistas le prestaron un libro de Sir Edwin Arnold sobre Gita, la Canción Celestial. Poco después un compañero cristiano le mostró la Biblia. Ambos libros lo impresionaron. El Viejo Testamento, según sus propias palabras, lo hizo dormir, pero le encantó el Nuevo Testamento especialmente el Sermón de la Montaña. Eventualmente, completó sus estudios de Derecho y postuló para graduarse de abogado el 10 de junio de 1891. Dos días más tarde se embarcó a la India con el título bajo el brazo.

Cuando llegó a Bombay se enteró que su madre había muerto. La noticia le fue ocultada hasta entonces para evitarle el dolor que le habría causado a la distancia. Decidió ejercer la profesión en Bombay y tomó la responsabilidad de educar a su hijo y a su sobrino. Su primer caso ante una corte fue un fracaso, porque cuando le dieron el uso de la palabra no fue capaz de articular una sola frase.

Gandhi regresó a Rajkot donde comenzó de nuevo, aunque con no mucha fortuna porque le era difícil alternar en un medio donde la corrupción campeaba el sistema judicial. Recibió entonces una oferta de la empresa Dada Abdulla & Co. para ejercer en Sudáfrica, asesorando al personal de la compañía en asuntos legales. Al viajar en abril de 1893, a los 24 años de edad, Gandhi dio un cambio radical en su vida. Se convirtió, de ser un abogado temeroso, sin experiencia y lleno de dudas, en un hombre resuelto y confiado en sus principios morales.

En Durban fue recibido por Abdulla Sheth, quien lo guió por la ciudad. Ghandi encontró un ambiente de racismos y opresión que le causaron fuerte impresión. Los hindúes eran vistos como parias por los blancos quienes los llamaban "coolies" o "samis" con gran desprecio. De hecho un médico hindú era llamado "doctor coolie" y Gandhi era un "abogado coolie".

Una semana después de su llegada viajó a Pretoria para actuar en un juicio. Le compraron un pasaje de primera clase, pero al llegar a Maritzburg, la capital de Natal, los pasajeros blancos protestaron por la presencia de un "hombre de color". Gandhi fue obligado a cambiarse al vagón de tercera clase y al rehusarse, lo sacaron del tren a empellones y lo lanzaron con su equipaje al andén. Gandhi pasó la noche al aire libre pensando si debía regresar a India o quedarse y pelear por sus derechos. Decidió por lo segundo y al día siguiente continuó su viaje.

Al llegar a Charlestown para continuar a Johannesburgo fue peor el trato que recibió. Fue obligado a viajar con el conductor, pero éste lo mandó a la parte de arriba, porque el conductor era blanco y tampoco deseaba la compañía de un "hombre de color". El conductor quiso fumar y pretendió sacar a Gandhi del lugar obligándolo a pararse en el estribo, pero Gandhi se resistió aferrándose a los pasamanos, ante los gritos, los pasajeros protestaron el extremado abuso y el conductor desistió a regañadientes.

Llegó a Pretoria a defender un caso con la sensación latente de los abusos que se cometían. Se puso en contacto con hindúes y musulmanes hindúes para sustentar su caso e hizo la primera exposición pública ante una corte. Luego del juicio exhortó a los hindúes a olvidar las diferencias religiosas y unirse para formar una asociación, ofreciéndose a asesorarlos legalmente de manera gratuita.

La situación de los hindúes en Transvaal era peor que en Natal, pues vivían en una especie de ghetto abrumados por los abusos. Por ejemplo, no podían salir después de las 9 de la noche sin un permiso especial, no podían ser dueños de tierras y pagaban impuestos especiales. En una oportunidad, al pasar por la casa del Presidente Kruger, el policía de la puerta lo tiró contra el pavimento y le dio de puntapiés. Gandhi tenía permiso especial para estar en las calles a cualquier hora, pero no hizo ninguna demanda porque se prometió no actuar legalmente por ofensas causadas en su contra, sino en contra de los demás.

Durante su trabajó llegó a la conclusión que los juicios arruinaban a los litigantes y se convenció que lo mejor era tratar de llegar a un acuerdo entre las partes antes que lanzarse a un juicio. Terminado su trabajo en Pretoria, Gandhi regresó a Durban y decidió volver a casa. Pero, estando en una cena de despedida, se enteró que el gobierno de Natal intentaba quitarles el derecho al voto a los hindúes. Le pidieron que se quedara un mes, pero a la larga se convirtieron en 20 años, cobrando 300 libras mensuales para costear sus gastos personales solamente.

En medio de la lucha por los derechos de los hindúes, se tomó un descanso de 6 meses para viajar a la India. Intercedió por los hindúes en Sudáfrica publicando panfletos para dar a conocer la situación. La Agencia Reuter distorsionó los hechos y publicaron una versión diferente en Natal. En esa época la plaga se desató en Rajkot y Gandhi fue para dedicarse a enseñar normas de sanidad a la población. Hizo un gran mitin en Bombay y cuando lo iba a repetir en Calcuta recibió un telegrama urgente de Natal. Comprometido a regresar cuando lo necesitaran, se embarcó con su esposa e hijo, en noviembre de 1896.

Al llegar fueron puestos en cuarentena. Las noticias fueron distorsionadas haciéndole creer a la gente que pretendían llevar miles de hindúes a Natal. La población blanca estaba decidida a sacar del barco a los hindúes y lanzarlos al mar para ahogarlos. Sin embargo les permitieron bajar a tierra, pero cuando Gandhi fue reconocido, un hombre lo atacó a puñetazos y puntapiés, librándose de morir por la intervención de una valiente mujer británica.

El ataque fue publicado en Londres y el propio Secretario de Estado para las Colonias intervino, ordenando encarcelar a los que intentaran linchamientos. Gandhi se rehusó a identificar al asaltante. A partir de ese momento Gandhi cambió su apariencia, cortándose el pelo y vistiendo al estilo europeo. Se ofreció para hacer trabajo público dos horas al día en un hospital de caridad.

En el año 1899 comenzó la Guerra de los Boers. Los simpatizantes de Gandhi estaban todos con los Boers que peleaban por su independencia, pero Gandhi recomendó apoyar la causa del Imperio Británico. Entrenó a hindúes para trabajar como enfermeros en ambulancias y ofreció 1100 de ellos al gobierno. Al finalizar la guerra en 1901, Gandhi pensó que era tiempo de regresara India.

Llegó a Calcuta cuando se instalaba el Congreso Nacional Hindú. No estaba muy de acuerdo con los métodos, pues en su opinión los líderes hablaban mucho y hacían poco. Deploró la importancia que le daban al idioma inglés y quedó muy impresionado por el estado deplorable de las letrinas públicas.

Después de dos días en Calcuta, realizó un tour por toda India viajando en tercera clase, para estudiar la forma de vida de los pasajeros más pobres. Observó que el problema era la extrema indiferencia de las autoridades del tren y los hábitos y falta de higiene de los pasajeros. Sugirió que las personas educadas debían viajar en tercera clase para experimentar la situación, cambiar los hábitos de la gente y poder comprender sus demandas.

Nuevamente fue llamado por la comunidad hindú de Natal, nuevamente cumpliendo su promesa de regresar si lo necesitaban, se embarcó. En Natal querían que aprovechara la visita de Joseph Chamberlain para exponer el caso de los hindúes. Pero el Ministro había recibido un donativo de 35 millones de libras de la comunidad blanca y por ello no estaba dispuesto a contrariar a los europeos blancos de natal. No pudo hacer nada y más bien constató que la situación de los hindúes en Transvaal era mucho peor. En ese tiempo comenzó la rebelión de la población Zulú y Gandhi nuevamente ofreció ayudar con los voluntarios en sus ambulancias. Los médicos y enfermeras blancos no se atrevían ni siquiera tocar a los zulúes, siendo los hindúes quienes cumplieron con ese trabajo humanitario.

Terminada la guerra se despojó de todos sus beneficios sociales, como el seguro de vida, y poniéndose en manos de Dios, fundó la Colonia Phoenix a 14 millas de Durban. Gandhi tuvo que regresar a Johannesburgo y decidió dejar la colonia Phoenix para fundar la colonia Tolstoy a 20 millas de Johannesburgo. En la colonia, el código de moral era estricto, se exigía una higiene total, no había medicinas y por tanto las personas tenían que curarse solas. Cada miembro tenía que hacer algún tipo de trabajo manual. Gandhi aprendió a fabricar sandalias.

En 1907 en Transvaal dieron la ley mediante la cual todos los hindúes estaban obligados a inscribirse y estampar sus huellas dactilares. Gandhi les recomendó resistirse a esa ley por ser atentatoria a sus derechos. Por esa causa, en enero de 1908 fue arrestado y encarcelado. El General Smuts le envió un emisario diciéndole que si los hindúes se inscribían voluntariamente la ley sería derogada. Gandhi aceptó. Muchos no estuvieron de acuerdo y lo acusaron de traición y fue amenazado con ser asesinado si el se inscribía. Gandhi lo hizo y fue agredido siendo herido gravemente. Pero Gandhi pidió que soltaran a los agresores que habían sido encarcelados. Mientras tanto el General Smuts no cumplió su palabra, pues no derogó la ley. Las cárceles se llenaron de hindúes; Gandhi fue arrestado en 1908 y recibió una pena de 2 meses de trabajos forzados. En 1909 fue arrestado por tercera vez y condenado a 3 meses de trabajos forzados.

En 1911 el gobierno dio una ley que declaraba ilegales todos los matrimonios no cristianos. Por tanto todos los matrimonios hindúes quedaban automáticamente disueltos y las esposas convertidas en concubinas. Las mujeres se unieron a la lucha. La prohibición que tenían los hindúes de no pasar la frontera a Transvaal fue infringidas por las mujeres que fueron a solicitar a los mineros que hicieran una huelga. Hubo represión armada, con muchos muertos y Gandhi fue nuevamente encarcelado.

En 1914 Gandhi y el General Smuts llegaron a un acuerdo y fueron restituidos los derechos de los hindúes. Gandhi le regaló a Smuts unas sandalias que el fabricó y junto con su esposa viajaron a Inglaterra. En 1915 Gandhi finalmente regresó a India.

En mayo de 1915, fundó la Satyagraha Ashram una colonia con 25 hombres y mujeres en la ribera del río Sabarmati cerca a Ahmedabad. Hizo toda clase de votos incluyendo de humildad, pobreza, castidad etc. y se dedicó al servicio de la gente. En febrero de 1916 hizo su primer discurso público ante gran cantidad de gente, hasta príncipes y princesas asistieron. Se dirigió al público en inglés y todos quedaron impactados. Continuó dirigiéndose a los príncipes, diciéndoles que no habría salvación para India a menos que todos se despojaran de sus joyas. Muchos se fueron.

Durante la Primera Guerra Mundial, en 1917, el Virrey de India, Lord Chelmsford, convocó a Gandhi a una conferencia de guerra con el propósito de obtener el apoyo de los líderes para reclutar hindúes para ayudar a Gran Bretaña en la guerra contra Alemania. Gandhi estaba convencido que el poder británico existía en beneficio de India y por tanto era obligación de todo hindú ayudar al Imperio cuando lo requiriera. Gandhi hizo un recorrido por el distrito de Kheda para persuadir a los campesinos a enlistarse.

Poco después, la propuesta Ley Rowlatt negaba los derechos civiles de los hindúes y Gandhi se convirtió en activista nuevamente defendiendo los derechos de sus compatriotas. El Virrey vio que su "primer reclutador" se convertía de pronto en el primer opositor. El ardor y apoyo de la gente rebasó los límites pacíficos y se convirtió en violencia. Gandhi pidió que se cerraran los negocios en protesta, medida observada por hindúes y musulmanes. Las autoridades le prohibieron a Gandhi que cambiara de residencia o siquiera que se movilizara, cosa que no aceptó y fue arrestado en Punjab y llevado a Bombay.

Las noticias de su arresto se regaron como pólvora y las protestas se generalizaron. Al enterarse que un policía había sido muerto, Gandhi se indignó y ordenó terminar las protestas realizando un ayuno de tres días en penitencia por las acciones de la gente. Ese mismo, día 13 de abril de 1919, el General Dyer ordenó la masacre de civiles desarmados en Jallianwala Bagh en Amritsar, donde oficialmente murieron 400 personas y más de 1500 fueron heridas. Según Gandhi fueron 1200 muertos y 3600 heridos. Al asesinato de los civiles siguió la Ley Marcial, en la que se llegaron a extremos como el de obligar que en ciertas calles sólo podían cruzar los hindúes, arrastrándose sobre sus estómagos.

En 1920 Gandhi estaba en el centro de la política en India. Recreó el Congreso e inició una campaña para devolver las condecoraciones británicas recibidas durante la guerra. Muchos hindúes renunciaron a sus títulos y honores, abogados renunciaron a la práctica, estudiantes abandonaron las escuelas y se esparció la voz de no cooperar más con el gobierno "satánico" y prepararse para desafiar la ley. Fueron formadas piras donde se quemaron ropas occidentales. Las mujeres marcharon junto con los hombres en protestas públicas, los hijos de Gandhi, India y Navjivan, escribieron artículos de protesta en los periódicos. Miles de personas fueron arrestadas.

En febrero de 1922, actos de violencia hicieron que Gandhi perdiera la paciencia y condenó los actos realizados por la masa histérica. Algunos simpatizantes estuvieron en desacuerdo y el gobierno aprovecho para sacar partido de la situación. Arrestaron a Gandhi. En la corte el juez no lo exculpó, pese a que Gandhi declaró que no estaba en contra de los administradores o el rey, sino en contra del sistema, pero el juez lo conminó a abandonar la lucha política. Fue condenado a 6 años de prisión, prometiéndole liberarlo si las protestas cesaban.

En 1924, aún en prisión, Gandhi sufrió un ataque de apendicitis. Fue operado en Poona por un médico británico. Mientras estaba convaleciente fue liberado. En ese tiempo la comunidad musulmana y la hindú se separaron definitivamente debido al asesinato de Khilafat. Hubo violencia por ambas partes y Gandhi se dedicó a encontrar la unión de ambas facciones. El Congreso estaba dividido pero en 1929 lograron encontrar concordancias bajo el liderazgo de Gandhi. La relativa independencia obtenida el 26 de enero de 1930, no era suficiente y Gandhi se puso al frente de los hindúes para retar al gobierno británico.

El 12 de marzo de 1930 Gandhi, seguido de 78 miembros de su agrupación, comenzaron la histórica marcha a Dandi para desafiar la ley que les prohibía a los hindúes pobres hacer su propia sal. La comitiva marchó 400 Km. flanqueada por campesinos de rodillas a la vera de los caminos. El 6 de abril, Gandhi fue a la playa y tomó un puñado de sal. En toda la costa de India cientos de miles de hombres, mujeres y niños hicieron lo mismo. Poco después cientos de miles de personas estaban presas en toda India y en los arrestos hubo muertos y heridos.

El gobierno laborista se encontró en situación muy comprometida en la reunión para analizar el conflicto en la India. El 19 de enero de 1931, Ramsay MacDonald expresó la esperanza que los hindúes estuvieran representados en la segunda reunión. Gandhi y otros líderes fueron liberados el 26 de enero. En India, el 14 de febrero, comenzaron la conversaciones Gandhi-Irwin para disgusto de Winston Churchill que se escandalizó, según dijo, "por el nauseabundo y humillante espectáculo de ese abogaducho de templo, ahora sedicioso fakir, semidesnudo, subiendo las escalinatas del Palacio del Virrey, para negociar en términos iguales con el representante del Rey y Emperador"

El 5 de marzo, fue firmado el Pacto Gandhi-Irwin y el 29 de agosto, Gandhi de embarcó para Londres para atender la segunda ronda de conversaciones como delegado del Congreso. Regresó con las manos vacías como el mismo presagió. El Virrey fue regresado a Londres y reemplazado por Lord Willingdon. Se reanudaron los arrestos y regresó el gobierno por decreto. Al llegar Gandhi a Bombay, Jawaharlal Nehru fue arrestado. "Gracias" -dijo Gandhi- "Es un regalo de Navidad de nuestro cristiano Virrey Lord Willingdon". Una semana después Gandhi era también arrestado y encerrado sin juicio.

Al comenzar la Segunda Guerra Mundial, Gandhi regresó a la política. Había apoyado a Gran Bretaña en la guerra de los Boers, el alzamiento Zulú y la Primera Guerra Mundial. Dio su respaldo a los Aliados, pese a que muchos patriotas veían que era la oportunidad de liberarse de los británicos de una vez por todas, pero Gandhi se opuso. Los líderes del Congreso opinaron que apoyarían a Gran Bretaña siempre y cuando fueran tratados en igualdad de condiciones, pero Churchill no pensaba lo mismo diciendo, "No he sido nombrado Primer Ministro del Rey para liquidar el Imperio Británico."

Pero, los británicos no estaban en posición de impedir el avance japonés hacia la frontera hindú. La gente estaba impaciente, mientras los británicos, a pesar de no poder defender a India, no estaban dispuestos a que los hindúes se defendieran por sí mismos. Gandhi no deseaba luchar contra los británicos, pero tampoco quería que India cayera en manos de los japoneses. Esperaba jugar un doble juego, pero no tenía un plan definido. Deseaba reunirse con el Virrey primero, pero el 9 de agosto de 1942, junto con otros líderes, fue arrestado. La violencia explotó en las calles y el gobierno respondió con las armas. India se convirtió en una colonia ocupada por tropas británicas.

Gandhi fue internado en el Palacio del Aga Khan cerca a Poona y fue responsabilizado por la violencia reinante. Su secretario personal Mahadev Desai sufrió una ataque cardiaco y murió en febrero de 1943 su esposa Kasturbai también enfermó y murió poco después. Seis días más tarde Gandhi enfermó de malaria. El 3 de mayo los médicos lo declararon en situación crítica. La efervescencia pública obligó a su liberación el 6 de mayo. Estaba tan débil que debió observar largos períodos de silencio para ahorrar energías.

Los británicos alentaban a los musulmanes a sembrar el encono con los hindúes y así mantenerlos divididos y usaban ese enfrentamiento como excusa para mantener el estado de sitio. Para tener a las fuerzas coloniales apartadas del quehacer cotidiano, pues Shandra Bose podía atraerlos a la causa nacionalista, los soldados hindúes fueron enviados a ultramar a defender al Imperio Británico.

La intriga impidió que Gandhi pudiera unir a musulmanes e hindúes, hasta el extremo que finalmente aceptó que se formara un estado musulmán separado de India. Mientras tanto la hambruna amenazaba seriamente a la población. Al terminar la guerra, los británicos eran vencedores, pero estaban exhaustos y la soberbia dominaba sus acciones.

Los británicos se encontraban incapaces de controlar la situación en India que se agravaba cada vez más. El hambre y el desorden estaban minando el prestigio del Imperio Británico en el exterior. Finalmente, la guerra mundial terminó, Shandra Bose estaba muerto, pero Gran Bretaña, debilitada por el esfuerzo que le impuso la guerra, sólo mostraba la soberbia que le daba la victoria. Las elecciones de 1945 en Gran Bretaña, devolvieron el poder al Partido Laborista con Attlee como Primer Ministro. Temiendo perder a la India de seguir con la política de Churchill de sangre y hierro, prometió que "dejaría que los hindúes se gobernaran por sí mismos". Para ello había que realizar elecciones para elegir una Asamblea Constituyente y crear una Constitución para una India unida. Attlee envió una misión para facilitar el proceso y discutir con los líderes hindúes el futuro de su país, pero no incluyó a los musulmanes. Con eso propició el separatismo y los musulmanes quedaron incontrolables.

El 12 de agosto de 1946, el Virrey invitó a Jawaharlal Nehru a formar un gobierno interino, El líder musulmán Jinnah lideró una demostración sangrienta en Bengala. Los fusilamientos se pusieron a la orden del día. Este desangramiento de India causó un tremendo impacto en el debilitado Gandhi. Permaneció en la colonia Bhangi en Delhi donde todos los días, inútilmente, predicaba contra la violencia.

En esas circunstancias, en el distrito de Noakhali en Bengala la violencia adquirió ribetes dramáticos y Gandhi no resistió más permanecer inactivo. En contra de la opinión de los líderes Gandhi fue a Noakhali donde los musulmanes habían tomado el poder. Mientras estaba en Calcuta se enteró que en Bihar los hindúes habían vengado lo sucedido en Noakhali. Bihar eventualmente recobró la calma y Gandhi continuó su viaje a Noakhali. Rechazó la protección policial y sólo con un secretario y un interprete bengalí, entró a la ciudad donde el 80% de la población era musulmana radical. A la edad de 77 años, Gandhi fue descalzo, cruzando villorrio tras villorrio, por caminos y puentes de bambú en muy malas condiciones. Improvisó puentes donde no los había y vivió de frutas y vegetales. Desde el 7 de noviembre de 1946, al 2 de marzo de 1947, día y noche predicó la convivencia entre hindúes y musulmanes. Insistentemente le pedían que fuera a Bihar y marchó de la misma forma de villa en villa predicando la paz. Hizo recolecciones de dinero para dárselo a los más pobres y necesitados. Nuevamente llegó a sus oídos las noticias de otras masacres, esta vez en Rawalpindi y el Punjab. Contuvo a los hindúes de Bihar diciéndoles que si intentaban otra retaliación tendrían que matarlo primero.

En mayo de 1947 fue llamado a Delhi por el nuevo Virrey Lord Mountbatten quien había convencido al Congreso a insistencia del líder musulmán Jinnah a dividir a la India en dos para separar a hindúes y musulmanes. Mountbatten decidió que esa era la condición para que los británicos se retiraran de India. Gandhi estaba en contra de la partición pero no podía convencer a los líderes del Congreso.

El 15 de agosto de 1947, la India fue partida en dos y se convirtió en un estado independiente. Gandhi se negó a participar en las celebraciones y se dirigió a Calcuta donde continuaban los disturbios. Ante la presencia de Gandhi, como por un milagro, los musulmanes y los hindúes comenzaron a fraternizar y los disturbios que llevaban más de un año cesaron temporalmente. Sin embargo, poco después, el 31 de agosto las cosas se volvieron a caldear. Mientras estaba en casa de unos musulmanes fueron amenazados. Fue a Calcuta para tratar de conseguir lo mismo que logró en Delhi y logró que el 4 de setiembre volviera la calma. Pero los disturbios continuaban en muchas ciudades.

A mediados de setiembre, Gandhi fue a Delhi y encontró a la ciudad en total caos. Hindúes y Sikhs en lo que ahora es Pakistán Occidental, comenzaron actos de venganza atacando y saqueando las casas de los musulmanes, Quemaron mezquitas y apalearon a transeúntes. Ahí llegó Gandhi para tratar de restablecer la tranquilidad, siempre descalzo y con sólo una túnica encima.

El 2 de octubre celebraba su cumpleaños y mientras recibía felicitaciones de todo el mundo, Gandhi dijo: "Por qué la felicitaciones, más bien debían ser condolencias por lo que está pasando." Aunque su presencia calmó a la población de Delhi continuaron los disturbios. Los musulmanes no podían caminar en las calles pues eran atacados por la muchedumbre. El 13 de enero de 1948 decidió ir a Pakistán para ayudar a los más desvalidos y a las minorías hindúes.

El 18 de enero después de una semana de angustia y ansiedad representantes de varias comunidades y militantes de la organización R.S.S. llegaron a Birla donde se encontraba Gandhi muy debilitado. Les dio una declaración escrita donde pedía proteger la vida, la propiedad y la fe de los musulmanes y que los disturbios de Delhi no debían repetirse. El efecto en la población de India y en el mundo fue muy diferente a lo que sintieron los hindúes extremistas. Al siguiente día, estaba hablándole a una multitud, cuando le lanzaron una bomba que cayó un tanto lejos de él, pero Gandhi no se inmutó. Los días siguientes continúo rezando en público, como solía hacerlo desde años atrás.

Las prédicas las hacía ante cientos o decenas de miles de personas todos los días, sin ninguna protección ante la multitud que sólo anhelaba tocarle los pies en signo de veneración. Pero, los hindúes fanáticos ya no soportaban sus prédicas de amor y perdón y sólo esperaban venganza por lo que hacían los musulmanes a la minoría hindú en Pakistán. El odio se sentía en las calles y plazas incluso en medio de las prédicas de Gandhi.

El día 30 de enero de 1948, diez días después del incidente de la bomba, Gandhi tenía una entrevista con el Primer Ministro Encargado Sardar Vallabhbhai Patel y estaba retrasado por unos minutos. Terminó sus prédicas y la gente como siempre se acercó para tocarle los pies, cuando un joven de Poona se acercó, sacó una pistola y le disparó a Gandhi tres veces en el pecho. Mahatma Karamchand Gandhi sólo pudo decir "He Ram" (Dios) y murió.




Valid XHTML 1.0 Transitional

Principal


Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido