Nikita Krushchev

Nikita KruschevNikita Kruschev, nació en Ukrania el 17 de abril de 1894. Como hijo de un minero creció con la influencia de la clase trabajadora. Su trabajo como instalador de tubería, ocupación que tuvo desde los quince años de edad y que lo liberó de la obligación del servicio militar durante la Primera Guerra Mundial.

Sus aspiraciones políticas surgieron muy pronto uniéndose a la protesta de los trabajadores antes del estallido de la revolución de Octubre de 1917. Una vez que la revolución erupcionó, con la creación del Partido Comunista Ruso (los Bolchevikes) Kruschev se afilió al partido sirviendo como trabajador político en el Ejército Rojo durante la guerra civil.

Al año siguiente se unió al ejército como combatiente participando en la guerra contra Polonia. El servicio le permitió inscribirse en las escuelas soviéticas para su formación política y con ello ganó el acceso para escalar los rangos del partido. Alcanzó el cargo de secretario del Comité de las Escuelas del Partido Comunista. En 1925 trabajó para el partido a tiempo completo haciéndose notorio por sus conocimientos en las condiciones de los obreros y de los trabajadores mineros. Su reputación como un efectivo y entusiasta organizador los impulsó muy rápidamente dentro del partido recibiendo en 1935 la Orden de Lenin, el cargo de primer secretario del partido en la ciudad de Moscú, y en 1939 siendo nombrado miembro del Politburo.

Nikita Kruschev lideró una serie de campañas de agricultura experimental como el Proyecto de las Tierras Vírgenes que tenía como objetivo desarrollar cultivos en zonas tan agrestes como Kazakhstan y Siberia. Falló en el intento de colectivizar las granjas de Ukrania y por ello Stalin lo degradó en 1947. Sin embargo el mismo Stalin lo llamó dos años después para dirigir la oficina del Partido Comunista de la ciudad de Moscú.

Resuelto a no ser destituido nuevamente Kruschev se ocupó de consolidar su posición política dentro del partido, muchas veces enfrentándose a Georgy Malenkov, heredero del poder designado por el propio Stalin. Sin embargo el enfrentamiento con Malenkov, debido al poder desarrollado por Kruschev dentro del partido, fortaleció su posición y finalmente sirvió para en última instancia derrotar a Malenkov. En 1955, Kruschev tenía el poder absoluto en la Unión Soviética.

Durante sus viajes por varios países, Kruschev ganó fama mundial como líder comunista por las denuncias de la represión estalinista y su desenfadado estilo diplomático. Dirigió la política de descongelamiento intelectual de la Guerra Fría en los años 50 que sirvió para la liberación y "rehabilitación" de docenas de miles de presos políticos encarcelados por Stalin en los campos de trabajos forzados y prisiones de Siberia.

Kruschev redujo el poder de la policía secreta reemplazando la NKVD por la KGB y declarando ilegal la tortura, pero sus reformas en el aspecto de seguridad del estado tuvo claros límites. Kruschev eliminó muchos grupos religiosos cuyas doctrinas eran opuestas a los principios del comunismo, destruyendo o cerrando numerosas iglesias.

El 25 de febrero de 1956, durante el 20 Congreso del Partido Comunista, Kruschev denunció las atrocidades cometidas por Stalin durante 30 años. Describió las purgas de 1936-1938. Denunció, entre otras cosas, que Kirov el más confiable de los ayudantes de Stalin fue asesinado durante una de esas purgas y muchos otros asesinatos y juicios contra líderes del Politburó. Condenó la autobiografía de Stalin tildándola de "libro odioso." Acusó también a Stalin de "nacionalista violento" y de antisemita. Reveló también que en su testamento Lenin advirtió sobre la personalidad de Stalin y pidió que no se le permitiera seguir como secretario general del partido. Solicitó a los miembros del Politburó divulgar sus denuncias a la opinión pública, de manera gradual.

En 1957, Nikita Kruschev conoció a Eleanor Roosevelt en Yalta donde ella fue a entrevistarlo para el The New York World-Telegram. El encuentro fue más un debate de ideas que una entrevista puesto que discutieron sus diferencias en la proliferación de armas, el destino del judaísmo ruso y la violación de los acuerdos de Yalta. Sin embargo, las cosas no pasaron de ser una discusión más que no tuvo otra trascendencia. Cuando Kruschev le preguntó a Eleanor Roosevelt si podía decirles a los reporteros que habían tenido una "conversación amistosa", Eleanor Roosevelt le respondió: "Sí, pero asegúrese de decir también que tenemos diferencias." A eso, Kruschev replicó "Al menos no nos hemos disparado el uno al otro."

Al viajar a Estados Unidos en 1959, Kruschev se reunió nuevamente con Eleanor Roosevelt en Hyde Park donde ambos discutieron asuntos relacionados con el desarme de las dos naciones. Ambos encontraron muy pocos puntos de coincidencia y reconocieron que no llegaron a ningún entendimiento excepto en que ambas naciones deseaban la paz.

Después del desastre de la Bahía de Cochinos y la derrota diplomática de la crisis de los Misiles en Cuba, Kruschev fue defenestrado por un golpe del partido y sus propios compañeros otrora incondicionales amigos le pidieron la renuncia.
Nikita Kruschev murió de un ataque cardiaco el 11 de setiembre de 1971 a la edad de 83 años.

Libros:

Recomendados sobre Nikita Krushchev:

Opens external link in new windowUK/Europa
Opens external link in new windowUS/International

Bibliografía:

Opens external link in current windowUK/Europa
Opens external link in current windowUS/Internacional




Valid XHTML 1.0 Transitional

Principal


Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido