CENTO

Gran Bretaña
Estados Unidos (Miembro Asociado)
Irán
Turquía
Pakistán
Irak (se retiró en 1959)

Lord Mountbatten dirigiéndose a los miembros de CENTO El 24 de febrero de 1955, Turquía e Irak llegaron a un acuerdo de cooperación mutua en asuntos de seguridad y defensa el cual fue oficializado mediante la firma del "Middle East Treaty Organization" (METO), más conocido como Pacto de Bagdad. Con ese pacto ambos países se comprometían a liderar una suerte de coalición regional y por tanto estaban prestos a aceptar la incorporación de otros países.

En abril de 1955, prestamente Gran Bretaña se les unió (en la foto el Almirante conde Lord Mountbatten, Jefe del Estado Mayor Británico, se dirige a los miembros durante una reunión del comité militar), luego les siguió Pakistán en setiembre, e Irán en octubre. De esa forma se constituía una asociación defensiva de países del Oriente Medio apoyados por la principal potencia europea occidental de entonces, con apoyo de Estados Unidos, quienes tenían intereses, principalmente petrolíferos, en una región que evidentemente se mostraba con síntomas de gran conflictividad para el futuro.  Estados Unidos analizaba entonces las posibilidades de su adhesión.

Como era de esperar, entre los países del área surgieron tensiones por causa del Pacto de Bagdad. El gobierno nacionalista y anti-británico de Gamal Abdel Nasser hizo duras críticas contra los miembros del pacto, pero países como Jordania mostraron intenciones de adherirse eventualmente. Como respuesta Moscú declaró que ese pacto no era más, que una coalición militar agresiva con las intenciones de perpetuar la presencia colonialista de las potencias occidentales en Oriente Medio.

Los países miembros crearon comités encargados de los asuntos militares y la coordinación de las operaciones antiinsurreccionales. Pero no fueron más allá, apenas se trazaron planes generales para la defensa regional y se realizaron una serie de maniobras de poca importancia. De hecho, no llegaron a establecer un mando centralizado o coordinado, aparte que en el contenido del tratado no se especificaba claramente cuáles eran los deberes y obligaciones militares de cada uno de los miembros. En realidad pues, el Pacto de Bagdad tenía más intenciones de tipo político, que militar.

El 23 de marzo de 1957, Estados Unidos se incorporó al Pacto de Bagdad en calidad de miembro asociado, pasando a tomar parte activa en las tareas del mismo y aportando ayuda económica y militar. La presencia de la primera potencia occidental, en la sede en la capital iraquí, le dio importancia al pacto, que el 19 de agosto de 1959 se convirtió oficialmente en el "Central Treaty Organization" (CENTO). Pero, poco después del golpe militar del 14 de julio de 1958, que derrocó la monarquía e instauró el gobierno nacionalista de Kassem, Irak se retiró del pacto el 24 de marzo de 1959, inclinándose hacia la Unión Soviética y por tanto no llegó a firmar como miembro de CENTO.

A pesar de la presencia de Estados Unidos, Gran Bretaña, Irán, Turquía y Pakistán, CENTO se presentaba como una organización teóricamente importante, pero que no se encontraba bien cohesionada y por otro lado su organización dejaba mucho que desear. Además, el apoyo real de Estados Unidos estaba limitado por efecto de la presión del lobby judío en Washington, opuesto a la ayuda a países musulmanes y por su parte, Pakistán estaba más interesado en resolver sus diferencias con la India, aprovechando el poder que le daba su presencia en CENTO.

CENTO estaba inspirado en la OTAN, incentivando la cooperación mutua, pero manteniendo el principio de no intervención en los asuntos internos o en las políticas de relaciones exteriores de los países miembros, claro que siempre y cuando no contravinieran los estatutos del pacto. El principal objetivo de CENTO era contener a la Unión Soviética a lo largo de sus fronteras sur occidentales. Pero, no tenía suficiente poder militar porque ninguna de las dos potencias occidentales miembros, tenían bases militares importantes en los países asociados, ello a pesar que Estados Unidos mantenía la más fuerte presencia militar de la región en Irán con facilidades de comunicaciones e inteligencia electrónica, más un programa de vuelos de aviones U-2 a los largo de la frontera soviética desde bases en Pakistán. Por su parte, mientras el pacto estuvo en efecto, Gran Bretaña tenía acceso a facilidades militares en Pakistán e Irak. En Turquía, Estados Unidos tenía también acceso a complejos militares pero más por su vinculación a la OTAN que al CENTO.

La descomposición de CENTO fue signo de los cambios que se estaban produciendo en el mundo árabe y en Oriente, el resurgimiento de países que se consideraban ajenos al conflicto Este-Oeste y que veían que sus intereses no correspondían con la drástica línea establecida por las potencias occidentales durante la Guerra Fría. Estados Unidos no definía su posición, debido a que pretendía cultivar amistad con todos los países árabes, aunque sin dejar de prestarle ayuda a la organización. Gran Bretaña, por su parte, era vista por los países más radicales del área (donde las simpatías por la potencia europea eran pocas, por no decir insignificantes), como más interesada en sustituir la pérdida de la India pretendiendo mantener la hegemonía en Oriente Medio.

En los años 60 tanto el Oriente Medio como el Sureste Asiático se convirtieron en regiones sumamente volátiles con el conflicto árabe-israelí y la guerra entre Pakistán e India. Estaba claro que CENTO no podía involucrarse en esos conflictos. En 1965 y 1971, Pakistán trató de obtener ayuda de CENTO en su guerra con la India, solicitud que fue rechazada. En cuanto a la influencia soviética en el área, CENTO fue incapaz de contener la aproximación de Moscú que hizo acuerdos de ayuda militar con Egipto, Siria, Irak, la República Democrática de Yemen, además de Somalia y Libia en África. Ya en 1970, la Unión Soviética había desplegado una fuerza militar disuasiva de 20 mil hombres en Egipto y había instalado bases militares en Siria, Yemen y Somalia.

En 1979, la revolución nacionalista en Irán, derrocó al Sha, renunciando de-facto a CENTO. De esa forma el retiro de la más importante potencia militar de la región arrastró a CENTO a su caída al vació. Después de 1974, cuando Turquía invadió Chipre, Gran Bretaña retiró sus fuerzas adheridas a la alianza y CENTO quedó prácticamente disuelto. Las aproximaciones diplomáticas de Estados Unidos y Gran Bretaña con los países de la región se condujeron desde entonces de manera bilateral. Era pues evidente que la creación de esa alianza y la importancia que se le atribuyó, eran más fruto del temor a la URSS y a la expansión del comunismo que a lo largo de la década de los cincuenta fue un elemento determinante de la política de los gobiernos de Occidente y muchos regímenes pro occidentales del Tercer Mundo.




Valid XHTML 1.0 Transitional

Principal


Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido