Fin de la Guerra Fría

Si bien la Guerra Fría no tuvo una fecha de declaración exacta y ni siquiera llegó a ser declarada, si se puede decir que tuvo un hito que marcó el inicio del final de ese histórico período: el día que cayó el nefasto Muro de Berlín.

La famosa pared que dividió Berlín durante tres décadas, comenzó a construirse en 1961. La decisión del Kremlin de levantar el muro, fue consecuencia de los alzamientos ocurridos en la capital de Alemania Oriental en 1953 y Hungría en 1956 y constituyó un símbolo de la opresión comunista a la que fue sometida Alemania desde el fin la de Segunda Guerra Mundial.

Aunque el desmantelamiento del modelo comunista iniciado por Gorbashov con la Perestroika y el Glassnot, modificó el modelo stalinista de la Unión Soviética, los cambios mantuvieron el sistema comunista y los países capitalistas sólo observaban con cautela. Pero, esas reformas tuvieron incidencia en todos los países comunistas detrás de la Cortina de Hierro , especialmente en Polonia y Hungría. El 23 de agosto de 1989, el gobierno húngaro abrió sus fronteras con Austria después que muchos alemanes orientales utilizaron esa vía para escapar de Alemania Oriental. Sólo en setiembre de 1989, miles de turistas alemanes orientales escaparon en un lapso de tres días.

Desde fines de setiembre, hasta noviembre de 1989, masivas protestas populares contra el gobierno y el sistema en Alemania Oriental, obligaron al jefe de Estado de la República Democrática Alemana, Erich Honecker, a renunciar. El nuevo gobierno preparó una ley que moderaba los requisitos que debían cumplir los ciudadanos para salir del país y cuando la reforma fue hecha pública, el protavoz anunció que se ponía en efecto en ese momento. Eran las 18:53 horas del 9 de noviembre de 1989. En ese instante, miles de berlineses se abalanzaron hacia los puntos de salida fronterizos. La muchedumbre se agolpó en Bornholmer Strasse exigiendo el retiro de las barricadas, y a las 22:30 horas del 9 de noviembre de 1989, se levantaron las tranqueras. Sin otro preámbulo, la voluntad popular decretó la caída del muro. Durante los días que siguieron miles de berlineses, de ambos lados de la dividida ciudad, a los que se sumaron turistas de varios países, comenzaron a derribar el infame muro que mantuvo a un pueblo dividido por más de tres décadas.




Valid XHTML 1.0 Transitional

Principal


Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido