Plan Marshall

Además de la devastación sufrida por la guerra mundial, en 1945, Europa padeció uno de los más crudos inviernos en los últimos cincuenta años. Las economías europeas estaban colapsadas, los países no tenían nada que vender y menos podían comprar, la producción de alimentos era tan precaria que la población apenas podía sobrevivir con los requerimientos mínimos obtenidos de la tierra, si es que estaban a su alcance. Era muy poco probable que los gobiernos pudieran tomar las severas medidas que se requerían para revertir la situación. El mayor peligro, para los países europeos occidentales era caer bajo la influencia comunista que amenazaba con extenderse por todo el continente.

En una conferencia en la Universidad de Harvard, dictada el 5 de junio de 1947, el Secretario de Estado de Estados Unidos, George C. Marshall, planteó la dramática situación en Europa y las consecuencias que de ellas se derivarían afectando a los Estados Unidos y el resto de países del mundo. Aparte de las consideraciones humanitarias, la amenaza del comunismo pendía como una espada de Damocles sobre las economías capitalistas y para contrarrestarlas propuso ambicioso un plan de ayuda económica. El plan propuesto dio origen al que fue conocido como Plan Marshall.

Estados Unidos ofreció 20 mil millones de dólares para aliviar la situación, siempre y cuando los países europeos pudieran juntos elaborar un plan único racional, exponiendo la forma en que utilizarían la ayuda. Era pues necesario que todos los países se pusieran de acuerdo para elaborar el proyecto económico, que por primera vez sería delineado de manera conjunta. Todos los países estaban obligados a cooperar unos con otros, dejando atrás cualquier diferencia política que los hubiera separado antes.

Estados Unidos ofreció el Plan Marshall a la Unión Soviética y sus aliados en Europa Oriental, pero Stalin denunció el plan como una trampa de los capitalistas y rechazó tajantemente su participación o la de cualquier país de Europa Oriental. Pero, ese rechazo no resultó del todo inconveniente porque allanó el camino para la aprobación del plan en el Congreso de Estados Unidos, que de otra forma habría sido un duro escollo por salvar y motivo de duros y prolongados debates. Hay que recordar que en esos momentos en Estados Unidos el Macartismo, cacería anticomunista de brujas que estaba en pleno apogeo.

Pero, el Plan Marshall beneficiaba, no sólo a los países europeos sino a Estados Unidos también, porque el dinero sería utilizado en buena parte, para que eso países pudieran comprar productos estadounidenses y esos bienes serían transportados en barcos mercantes con bandera estadounidense.

El plan de ayuda económica funcionó, y entre 1947 y 1953 Estados Unidos había inyectado 13 mil millones de dólares a la economía de los países europeos, lo que les permitió equilibrar sus presupuestos. Desde 1946, Estados Unidos brindaba ayuda económica a Alemania Occidental mediante el Programa “Government Aid and Reliev in Occupied Areas (GARIOA) que aportó 1,5 millones de dólares y que fue integrado con el Plan Marshall. De esa forma Alemania Occidental se reincorporaba a la región, recibiendo un aporte de 1,4 mil millones de dólares, entre 1948 y 1952.




Valid XHTML 1.0 Transitional

Principal


Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido