Antecedentes de la OTAN

A comienzos de 1947, la situación política en los Balcanes era preocupante para Estados Unidos y sus aliados. En Europa, surgió el primer acuerdo militar de posguerra cuando Inglaterra y Francia firmaron el 4 de marzo de 1947, el Tratado de Alianza y Asistencia Mutua (Tratado de Dunquerque), que tendría una vigencia de 50 años. Para no enrarecer las deterioradas relaciones con la Unión Soviética y peses a las suspicacias que ese tratado provocaba se hizo público que el Tratado de Dunquerque estaba dirigido a prevenir la posibilidad de una nueva agresión alemana. Por supuesto que esa era una afirmación poco creíble, pero así se evitaba cualquier reacción por parte del Kremlin.

Dos de los principales hechos que desembocaron en la creación de la OTAN, fueron el Tratado de Dunquerque y la Resolución Vanderberg. El primero fue la firma de un convenio militar para contener al comunismo y el segundo fue una resolución legislativa que dio el pase para que el gobierno de Estados Unidos pudiera firmar acuerdos militares regionales. Pero también resultó determinante la creación del Plan Marshall de ayuda para los países europeos asolados por la guerra.

Plan Marshall

Conjuntamente, el Presidente de Estados Unidos anunció una serie de medidas que fueron conocidas como la «Doctrina Truman» que fue seguida por el Plan Marshall de ayuda económica, anunciado el 5 de junio de 1947. No mostraba el gobierno estadounidense intenciones de participar directamente en un acuerdo permanente de defensa, ya fuera adhiriéndose al Tratado de Dunquerque o a otro de más envergadura. En respuesta, los países europeos decidieron firmar el Tratado de Bruselas, también con una duración de 50 años, pero que no incluía acuerdos de tipo militar. El 17 de marzo de 1947, fue firmado el Tratado de Bruselas de colaboración económica, social y cultural y de defensa colectiva, entre los ministros de Asuntos Exteriores de Bélgica, Francia, Gran Bretaña, Luxemburgo y los Países Bajos. De la misma forma, declaraba que el objetivo del Tratado era hacer causa común para enfrentar los peligros que pudieran surgir de un renacimiento del militarismo alemán, pero que sugería ya la posibilidad de llegar a un acuerdo entre Alemania y sus vecinos occidentales para hacer frente a la expansión comunista de la Unión Soviética.

Como resultado de los hechos ocurridos en Checoslovaquia en febrero de 1948, el ministro de Asuntos Exteriores británico, Ernest Bevin, se puso en contacto con el Secretario de Estado de Estados Unidos, George Marshall, proponiéndole un acuerdo militar entre los países occidentales a fin de prevenir cualquier acción armada de la URSS. El 22 de marzo se iniciaron negociaciones secretas en Washington que proponían la ampliación del Tratado de Bruselas a acuerdos militares. La situación política en Europa Oriental justificaba la medida, pero el gobierno de Estados Unidos no hallaba la forma de justificar ante el Congreso y la opinión pública de su país la vinculación de Estados Unidos en un asunto netamente europeo, plegándose al Tratado de Bruselas. Ambos países designaron delegaciones militares para adelantar las conversaciones.




Valid XHTML 1.0 Transitional

Principal


Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido